La AEDV informa sobre la verdad del contagio de los piojos y cómo prevenirlos

3 de September del 2014

Muchos son los mitos extendidos acerca de estos pequeños y molestos bichitos, que con tanta alegría invaden las cabezas, sobre todo, de los más pequeños. 

La Dra. Esther Jiménez Blasco, dermatóloga el Hospital de Guadalajara y miembro de la AEDV, esclarece que lospiojos son insectos sin alas incapaces de volar o saltar, pero sus patas les permiten adherirse firmemente al pelo y desplazarse con rapidez. El contagio se produce por contacto directo  cabeza – cabeza  y excepcionalmente por transporte pasivo a través de objetos infectados. Se adhieren al pelo del nuevo huésped y comienzan a depositar liendres (huevos) e inician una nueva generación de piojos. Además el primer síntoma de la infestación, que es el picor,  puede tardar un tiempo en aparecer lo que retrasa el diagnóstico y facilita la propagación.

Aunque esta parasitación puede ocurrir a cualquier edad, se ha visto que la mayor incidencia se da durante la edad escolar, y esto es debido a sus hábitos de comportamiento, que facilitan el contacto estrecho entre las cabezas en la actividad escolar, en los juegos.., y a los largos periodos de convivencia.

Es independiente de la estacionalidad, de hecho, es fácil también que ocurra en campamentos, granjas escuelas  o en otras actividades colectivas que se desarrollan en verano. Aunque es verdad que los piojos se adhieren mejor al pelo limpio, la falta de higiene favorece infestaciones más graves e infecciones añadidas. Al lavar y peinar el cabello asiduamente, un buen número de los parásitos son desprendidos o dañados, lo que contribuye a disminuir la infestación. Por tanto, mejor limpio.

Los piojos van más al pelo largo: se cree que es la principal  causa que explica la mayor incidencia en las niñas. La melena larga facilita el contacto con pelo de otras cabezas, por lo que, se recomienda llevarlo recogido. Además en los cabellos largos los tratamientos son más difíciles de realizar y pueden resultar menos eficaces.

 

Fuente: Rev. IMF. Farmacias